Etiquetas

, , , ,

manuela y equipo

Manuela Cabero Morán con parte del equipo de trabajo de Cruz Roja Española destacado en Sierra Leona para apoyar a la lucha contra el ébola.

En estos días se habla mucho de África en Europa.

Una fuerte polémica se abre en nuestro país debido a la repatriación de un ciudadano español afectado por el virus del ébola.

Mientras una personas polemizan, otras intentan apoyar los trabajos para resolver esta situación, y otras escriben artículos sobre estas personas…… yo solo puedo hacerme eco de estos últimos, que ajenos a la polémica ponen su granito de arena con su trabajo o con su pluma….

Os dejo un articulo publicado ayer en el Diario la Tribuna de Toledo, y escrito por Jesús Fuentes Lázaro, sus artículos de opinión se centran en temas políticos y de actualidad nacional y mundial y nunca olvida los temas sociales, con los que demuestra una gran sensibilidad.

Tengo una predilección especial por este autor…. será porque es el padre de Jorge??

NUESTRA VECINA CONTRA EL ÉBOLA por Jesús Fuentes Lázaro.

“Resulta difícil encontrar, pero ahí está: una mujer. Callada, entre ruidos que parecen lo que no son y propagandas que se comunican como gestas. El escritor busca  sobre  que escribir – que no sea lo habitual – en un mes de agosto que hay que emplear para desintoxicarse de la política, si es que en tan poco tiempo eso es posible. Y la verdad, no se encuentra mucho noble. Casi todo son miserias de  distinta densidad.

 En Siria, se ha establecido una guerra, que está destruyendo a los habitantes de ese país y  al país mismo sin que nadie se inquiete por ello. Apenas es noticia o es una noticia esporádica. Cercano, el Estado de Israel sigue a lo suyo: matando civiles, mujeres, niños, todo cuanto se mueva. Repiten lo que históricamente han hecho. Es una constante intermitente en un bucle atemporal. Si alguien tiene curiosidad y lee ese libro antiguo que es la Biblia  descubrirá que lo de ahora lo hacían ya hace más de treinta siglos. Siguen peleando contra sus vecinos por unas franjas de terreno. Lo de menos es como se llamen: cananeos, filisteos, asmoneos, gazaties, etc. En Ucrania se organiza una guerra, que no se reconoce como tal, pero que suma muertes, desplazamientos: ingredientes genéricos del sufrimiento. Es una guerra que nadie quiere, pero nadie evita. Y en África arrecia, entre otras  calamidades, el ébola. Ahí es donde aparece nuestra vecina. No será la única, seguro que hay más, aunque lo que nos atrae es que sea ella. Es como nosotros. Harta de las rutinas cotidianas, decide desplazarse hasta uno de los focos de la infección. Lo que nos sugestiona es la normalidad, heroica para nosotros,  para ella un acto más de su profesión, de una vecina que es parte de la gente corriente.

Lo de menos son el nombre y los apellidos. Ambos son una mera circunstancia. Lo que importa es su decisión, su voluntad, su ejemplo. Aquí no se aprovechan  sus conocimientos, su humanidad. La obligaron a jubilarse, como a otros muchos, en plenas facultades y sabiduría. Un despilfarro al que nos hemos  resignado. Ella ha ejercido, hasta su retiro forzoso, de anestesista en el hospital Virgen de la Salud, de Toledo. Una concienzuda profesional. Con esa experiencia infrautilizada y el hastío de lo cercano  se va a organizar un hospital de emergencia a Sierra Leona para combatir un virus mortal. ¿Tiene miedo al contagio? Es una pregunta ridícula. Lo que importa es el gesto. Por un tiempo no coincidiremos con ella, comprando el periódico o el pan. Se llama Manuela Cabero. Y no sé, si para terminar,  se puede decir que es una heroína en  un desierto mediocre o una persona normal en el mismo lugar, ¿a usted qué le parece? .”

Jesus Fuentes Lázaro, Autor del articulo publicado en el Diario la Tribuna de Toledo

Jesús Fuente Lázaro. Autor de este artículo.

 

 

 

 

Anuncios